La médico

El olor del coño de su amada le ayudó a diagnosticar la enfermedad antes de acudir al hospital. No se lo dijo, pero predijo el regusto amargo que sufriría, la pérdida de peso y su dolor. Ningún síntoma se le hizo extraño. Aun así, negó la evidencia de perderla cuando llegó el momento.