Una de cal y otra de arena

La curiosidad mató al gato. Cayó de uno de los tejados más altos por los que paseó, y saludó con sus maullidos a la luna.
Derrochó la última vida por ella, pero le brindó la oportunidad de descubrir nuevos horizontes antes de vérselas con la muerte.