Caminos divergentes

El viajero le ofreció unas monedas y le pregunto cómo llegar a su destino.

El vagabundo le respondió que no perdiera el objetivo, cuando se le torciera el camino. También le recalco no olvidarse, cuando anduviera recto, de la perspectiva de aquellos que por más que buscan no encontrarán otra salida que la del final de sus días.

Publicado por fets d'engrunes

?

A %d blogueros les gusta esto: